Publicidad

La agencia meteorológica de Naciones Unidas advirtió el martes en un nuevo reporte que la cantidad de personas que necesitará ayuda humanitaria internacional podría elevarse en un 50% para 2030, en comparación con lo reportado en 2018, a consecuencia de los huracanes, las olas de calor, los incendios forestales, tormentas, y las sequías.

«En 2018, a nivel mundial, alrededor de 108 millones de personas necesitaron ayuda del sistema humanitario internacional como resultado de tormentas, inundaciones, sequías e incendios forestales. Para 2030, se estima que este número podría aumentar en casi un 50% a un costo de alrededor de 20.000 millones de dólares al año, dice el reporte.

El texto, elaborado por 16 agencias internacionales e instituciones financieras, identifica dónde y cómo los gobiernos pueden invertir en sistemas efectivos de alerta temprana que fortalezcan la resiliencia de los países a múltiples peligros relacionados con el clima y el agua y proporciona ejemplos exitosos.

La Agencia Meteorológica Mundial (OMM) explicó que cada año se registran más catástrofes naturales asociadas al clima. En los últimos 50 años, indicó, se han atribuido 11.000 desastres al tiempo, el clima y fenómenos como tsunamis asociados al agua, causando 2 millones de muertes y pérdidas económicas de hasta 3,6 billones de dólares.

«Los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos han aumentado en frecuencia, intensidad y gravedad como resultado del cambio climático y han afectado de manera desproporcionada a las comunidades vulnerables», indica el texto. 

El secretario finlandés de la OMM, Petteri Taalas, estableció incluso una comparación con la pandemia.

«Aunque el COVID-19 generó una gran crisis sanitaria y económica internacional de la que tomará años recuperarse, es crucial recordar que el cambio climático seguirá planteando una amenaza continuada y creciente para vidas humanas, ecosistemas, economías y sociedades en los siglos por venir», dijo Taalas.

«La recuperación de la pandemia del COVID-19 es una oportunidad para avanzar por una senda más sostenible hacia la resiliencia y adaptación a la vista del cambio climático antropogénico», afirmó.

Publicidad