Publicidad

Yuba (EFE).- El portavoz de la principal facción de la oposición armada sursudanesa, Manawa Peter Garkouth, dijo hoy a Efe que 246 personas fallecieron y 300 resultaron heridas en el estallido de la violencia del pasado fin de semana en el estado de Jonglei, en el noreste de Sudán del Sur. Garkouth, que actualmente es ministro de Aguas en el Gobierno de unidad nacional, responsabilizó a la tribu Murle de estar detrás de la violencia en la localidad de Pieri. «Jóvenes armados de la tribu Murle atacaron zonas de los Nuer en una incursión que buscaba vengarse del robo de ganado», explicó el portavoz de la facción rebelde liderada por Riek Machar, actual vicepresidente de Sudán del Sur.


Publicidad