Publicidad

ISLAMABAD – El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, ordenó recientemente a las autoridades que liberaran a cientos de prisioneras que están en espera de juicio por delitos menores o han cumplido la mayor parte de sus penas de prisión. 

Los defensores de derechos han elogiado la medida, esperando que ayude a aliviar la difícil situación de la población carcelaria femenina del país. 

La directiva de Khan, la semana pasada, surgió de un nuevo estudio oficial que encontró que las cárceles de mujeres están plagadas de malas condiciones y las autoridades a menudo ignoran las leyes destinadas a proteger a las reclusas. 

El informe del Ministerio de Derechos Humanos dijo que de las 1.121 mujeres encarceladas a mediados de 2020, casi el 67% no habían sido condenadas por ningún delito y estaban detenidas mientras esperaban la conclusión de su juicio. 

El gobierno se ha comprometido a pagar las sanciones económicas pendientes contra las presas cuyas penas restantes son inferiores a tres años para que puedan ser puestas en libertad de inmediato. Khan también ha solicitado “informes inmediatos sobre mujeres extranjeras prisioneras y condenadas a muerte para consideración humanitaria” y posible liberación. 

«Los reclusos de las cárceles de Pakistán no suelen tener una razón para regocijarse colectivamente, pero una decisión humana del gobierno federal hará que muchas reclusas hagan precisamente eso», escribió el diario en inglés DAWN en su editorial sobre el anuncio de Khan.

El lunes, Human Rights Watch (HRW), respondiendo a las acciones oficiales, señaló que el informe del ministerio había destacado «la escala masiva del maltrato» de las mujeres prisioneras en Pakistán y la necesidad de una reforma penitenciaria amplia y sostenida.

“Si bien es un paso importante, este informe solo puede traer cambios si las autoridades paquistaníes siguen sus recomendaciones y ponen fin al abuso generalizado”, dijo Brad Adams, director para Asia de la organización global. 

El informe oficial ha encontrado que 134 mujeres tenían hijos con ellas en prisión, algunas de entre 9 y 10 años, a pesar del límite legal de 5 años. “La grave falta de financiación en el sistema de atención de la salud penitenciaria ha significado que las madres cuyos hijos están con ellas en prisión a menudo carecen de atención médica esencial, lo que deja tanto a las mujeres como a los niños en riesgo de contraer infecciones”, dijo HRW. 

El brote del coronavirus en Pakistán llevó a la Corte Suprema en abril a advertir a las autoridades que los reclusos en las cárceles abarrotadas del país podrían convertirse en víctimas de la pandemia. 

El tribunal ordenó al gobierno de Khan que redujera la congestión de las cárceles liberando a los presos que padecen una enfermedad mental o física, los presos de 55 años o más, los presos varones sin antecedentes penales que están en espera de juicio, así como las mujeres y los menores presos. 

La población carcelaria total de Pakistán asciende oficialmente a más de 73.000 reclusos, y la mayoría de ellos vive en condiciones de hacinamiento. Las estimaciones del gobierno sitúan la capacidad total de las cárceles en todo el país en casi 58.000. Se dice que la mayoría de los detenidos están a la espera de juicio y no han sido condenados. 

Los críticos dicen que los casos judiciales en Pakistán pueden tardar años, si no décadas, en concluir, incluso en disputas ordinarias, debido a la escasez de jueces, abogados y la corrupción desenfrenada, particularmente en el poder judicial inferior. 

Un estudio del gobierno publicado a principios de este año también destacó los problemas generalizados en los prisioneros paquistaníes. Encontró que casi 2.400 prisioneros en ese momento padecían enfermedades crónicas contagiosas como el VIH, la hepatitis y la tuberculosis. 

“El informe del Ministerio de Derechos Humanos es una oportunidad para que el gobierno de Pakistán tome medidas significativas para mejorar el tratamiento de las mujeres en las cárceles del país y comience un proceso muy necesario de reforma penitenciaria sistémica a gran escala”, dijo Adams.

Publicidad