Un grupo de profesionales universitarios, estudiantes, docentes y funcionarios de la Procuraduría de Bogotá, reunieron un dinero y compraron insumos para donarlo a Población Privada de la Libertad en la cárcel de Villavicencio.