En medio de los escándalos por corrupción en otras zonas del país, el Plan de Alimentación Escolar (PAE) en el departamento del Meta se destaca por la transparencia y el control ciudadano que ha tenido bajo su implementación por parte de la administración departamental.

Así se concluyó al término de la rendición de cuentas realizada por la Gerencia departamental de la Contraloría General de la Nación, llevada a cabo ayer en el auditorio de la Unillanos, en su sede San Antonio.

José Luis Arciniegas, gerente de la Contraloría en el Meta, dijo que hasta ahora no existen hallazgos fiscales ni evidencia alguna de detrimento, y que por el contrario el PAE en el departamento marcha de acuerdo a lo estipulado.

“Aquí se debe resaltar la participación ciudadana cumplida en diversas instituciones educativas para demostrar que efectivamente estos planes de alimentación realmente benefician a quienes deben. En el colegio La Holanda del municipio de Granada los mismos jóvenes hacen el control fiscal y social, adelantando mediciones de cada una de las porciones que son recibidas acorde con las tablas nutricionales”, explicó el funcionario.

La Gobernación del Meta entregó a lo largo del año escolar alimentación diaria en 28 municipios del departamento a más de 75.000 estudiantes. Para el sostenimiento del programa se vinculan recursos de regalías por 28.000 millones de pesos; del Sistema General de Participación, 3.000 millones; del Ministerio de Educación 8.000 millones, y desde recursos propios se aportan 15.000 millones de pesos más, para garantizar el 100 por ciento de cobertura del calendario académico.