Publicidad

Nueva York (EFE).- Al menos dos policías resultaron heridos de bala y 46 personas fueron detenidas en una noche de protestas y disturbios violentos en Louisville (Kentucky), después de que la Fiscalía de estado decidiera no imputar de asesinato a ningún agente de policía involucrado en la muerte a tiros en un registro domiciliario de la afroamericana Breonna Taylor en marzo.

Nada más de conocerse la decisión de la Fiscalía, centenares de personas salieron a manifestarse en Louisville, donde residía Taylor, así como en Nueva York, Washington D.C., Atlanta, Colorado o Los Ángeles, donde se repitió el clamor por la justicia social y el fin del racismo que ha llevado a miles de personas a las calles desde mayo en Estados Unidos.

Fuente

Publicidad