Publicidad

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, discutió el miércoles el conflicto libio y la lucha contra la influencia regional iraní con su homólogo de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), como parte de la visita a esa nación.

Pompeo realiza una gira por Medio Oriente con paradas anteriores en Israel, Sudán y Barhéin. Sigue a la firma de un acuerdo negociado por Estados Unidos este mes, que convirtió a los Emiratos Árabes Unidos en el tercer estado árabe en acordar establecer relaciones diplomáticas plenas con Israel.

En su cuenta de Twitter, Pompeo agradeció al pueblo los Emiratos Árabes Unidos «por su maravillosa hospitalidad»
«Los Emiratos Árabes Unidos hicieron historia (…) ahora tenemos que mantener el impulso. Ha sido un viaje productivo para promover la paz y la prosperidad».

Pompeo y el ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Sheikh Abdullah bin Zayed al-Nahyan, conversaron sobre el apoyo a la «desescalada y un alto el fuego duradero en Libia, la unidad del Golfo y la lucha contra la influencia maligna de Irán en la región», dijo el departamento de estado.

Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos e Israel ven a Irán como la principal amenaza para el Medio Oriente, aunque los Emiratos Árabes Unidos han dicho que forjar relaciones diplomáticas con Israel no estaba dirigido a Teherán.

Un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos dijo el miércoles que las conversaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos continuaban y que no había retroceso.

La agencia estatal de noticias de los Emiratos Árabes Unidos, WAM, citó el miércoles a Morgan Ortagus, portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, diciendo que había «conversaciones increíblemente positivas» entre Estados Unidos, Israel y los Emiratos Árabes Unidos con respecto a la venta de aviones de combate F-35 al país del Golfo.

Los Emiratos Árabes Unidos, junto con Rusia y Egipto, apoyan al Ejército Nacional Libio (LNA) con sede en el este de Khalifa Haftar, que está luchando contra el gobierno libio, reconocido internacionalmente por el control del estado del norte de África devastado por la guerra.

Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Egipto y Bahréin cortaron lazos con Qatar a mediados de 2017, por acusaciones de que Doha apoya a grupos militantes islámicos. Qatar niega los cargos y dice que el bloque está intentando infringir su soberanía.

Washington, que quiere un frente unido del Golfo Árabe contra Irán, ha intentado mediar para poner fin a la disputa.

El asesor de seguridad nacional de los EAU, el jeque Tahnoun bin Zayed al-Nahyan, también asistió a la reunión en Abu Dhabi, dijo el Departamento de Estado.

Pompeo en Bahréin

El secretario de Estado estadounidense conversó sobre la estabilidad regional y la unidad del Golfo con el príncipe heredero de Bahréin, Salman bin Hamad Al Khalifa, en su tercera parada de gira por Oriente Medio.

A su llegada el martes por la noche, Pompeo había dicho que era vital aprovechar el impulso del acuerdo negociado por Estados Unidos anunciado el pasado 13 de agosto. 

Pompeo calificó como «un honor» reunirse con el  príncipe heredero Salman: «Le agradecí nuestra continua amistad y asociación estratégica. Seguimos comprometidos con la construcción de la paz y la seguridad para promover una mayor unidad entre los países del Golfo y contrarrestar la amenaza de Irán»

En otro mensaje en su cuenta de Twitter, el secretario de Estado elogió su reunión con el Ministro de Relaciones Exteriores de Bahréin, Abdullatif bin Rashid Al-Zayani, tras su llegada a Manama. «Estados Unidos tiene una larga asociación con Bahréin y esperamos continuar con nuestro importante trabajo para construir la paz y la prosperidad en la región».

Israel y Estados Unidos han dicho que están alentando a más países árabes para que sigan el camino de los EAU. El ministro de inteligencia de Israel ha mencionado a Bahréin como posible candidato.

Pompeo dijo que también conoció al rey de Bahréin.

 

Publicidad