Publicidad

Un comunicado del secretario de Estado, Mike Pompeo, explicó el miércoles las acciones tomadas por Estados Unidos para proteger a los estadounidenses de investigaciones “injustas e ilegítimas” de la Corte Penal Internacional (CPI), que amenacen la soberanía y presenten una amenaza para Estados Unidos y sus aliados.

Pompeo había anunciado el miércoles en una conferencia de prensa que Washington estaba imponiendo sanciones a la fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, por su investigación sobre si las fuerzas estadounidenses cometieron crímenes de guerra en Afganistán.

“Estados Unidos es un fuerte promotor de la justicia alrededor del mundo, pero no forma parte del Estatuto de Roma que creó la CPI ni hemos aceptado su jurisdicción sobre nuestro personal”, dijo Pompeo en el comunicado.

La nota dice que “la temeridad de la CPI” es la que ha forzado a Estados Unidos a llegar a este punto y “no puede permitirse que la CPI siga adelante apuntando intenciones políticas al personal estadounidense”.

El secretario de Estado también anunció que Phakiso Mochochoko, jefe de la División de Jurisdicción, Complementariedad y Cooperación de la CPI, estaba incluido en las sanciones.

EE.UU. pone en lista negra a fiscal de la CPI por investigación de crímenes de guerra en Afganistán

Pompeo había impuesto previamente una prohibición de viajar a Bensouda y otros empleados del tribunal debido a su investigación sobre las denuncias de tortura y otros delitos cometidos por estadounidenses en Afganistán.

“Las sanciones y las restricciones de visas anunciadas hoy (miércoles) se aplican a individuos que han participado directamente en esfuerzos de la CPI de investigar a personal estadounidense sin consentimiento de Estados Unidos o que han apoyado materialmente a individuos que fueron designados para esas acciones”, explicó la nota del Departamento de Estado.

“Los individuos designados por la orden ejecutiva están sujetos a restricciones de visa y podrían ser subsecuentemente inelegibles para una visa estadounidense. En términos prácticos (…) sus viajes a Estados Unidos están restringidos”, agregó el texto.

El comunicado concluye diciendo que Estados Unidos está comprometido con la justicia y las rediciones de cuentas “reales”.

“Desde los tribunales de Nuremberg y Tokio después de la Segunda Guerra Mundial, hasta los más recientes para Yugoslavia, el Líbano y Ruanda, Estados Unidos ha perseguido consistentemente la defensa del bien y el castigo del mal bajo leyes internacionales. Lo seguiremos haciendo”, afirma Pompeo en el comunicado.

Sin embargo, advierte: “No tenemos intenciones de permitir que las actividades ilegítimas de la CPI se conviertan en una barrera para ese fin”.

Publicidad