#rusia2018Deportesnoticiasrecientesregionales

PORTUGAL Y ESPAÑA PUSIERON LAS EMOCIONES DE LA SEGUNDA JORNADA

LOS DOS SELECCIONADOS DE LA PENÍNSULA PROTAGONIZARON UN CLÁSICO QUE SEGURAMENTE QUEDARÁ EN LA HISTORIA DE RUSIA 2018. LOS GOLEADORES FUERON VERDUGOS INDOLENTES…

En noche de artilleros, con triplete de Cristiano Ronaldo y doblete de Diego Costa, más aporte de Nacho, Portugal y España igualaron 3-3 en el Estadio Fisht de Sochi, durante la jornada inaugural del grupo B en el Mundial de Rusia 2018.

CR7 es dios…

Portugal llenó de rojo la grama del Estadio Fisht en los primeros dos minutos. Apenas amanecía cuando Cristiano Ronaldo se filtró en el área. En penumbras, Nacho le cruzó la pierna y CR7 cayó ¡Penalti! Gritaron los lusos y Gianluca Rocchi lo concedió.

Cristiano ejecutó hacia el palo izquierdo de David De Gea, quien voló hacia el metal contrario. El primer gran grito llenó las gradas del Fisht, de Sochi. 1-0 (2’).

La “cornada” provocó que España desatara su furia. Isco y Koke tirados sobre la izquierda, más el respaldo de Iniesta por el centro y el anclaje en el área de Diego Costa, le dieron al once ibérico el vigor esperado. Los portugueses sufrieron el juego.

Costa, aburrido del área, salió y vertió la bola hacia el centro, David Silva, de media vuelta en el borde del área, lanzó pero hacia el alto cielo (9’). España, pagando con grandes lotes de cancha tras sus espaldas, empezó a llegar no importándole los riesgos del contragolpe.

Tras un envío de Sergio Biusquets, Costa ganó el duelo sobre Pepe, se perfiló y escogió el rincón sin custodia de Rui Patricio ¡Gol! 1-1 (23’). Los lusos reclamarían supuesta falta sobre Pepe. ¡Nada! Diría el italiano Rocchi.

El partido se transformó en recital tronado en castellano. Isco, precedido de un rosario de toques, soltó un zapatazo que estuvo a punto de desenganchar el horizontal de los verticales. Los españoles pidieron VAR ante el pica barra. La pelota no entró (25’)

Así el ambiente, a la “pandilla” de CR7 solo le quedaba refugiarse. Su “contra” apenas era un anhelo mal finalizada por Guedes o Silva o Fernandes. Los de la península seguían avisado. Iniesta, con un balón rasurando grama al vertical izquierdo, estuvo a punto… (34’)

Campo y posesión para los españoles. Repliegue y aguante para los lusos. En éstas, el fútbol abrió su Caja de Pandora y obsequió una sorpresa…

Guedes, tan nebuloso como su selección, amortiguó una pelota en el balcón del área. Con ojos en la espalda, vio a Ronaldo y se la rodó. Sin usar neuronas, el goleador despachó de primera hacia la portería, De Gea puso con delicadeza sus guantes, error ¡Gol! 2-1 (44’)

Costa… otro dios

España, enfundado en un blanco tipo Real Madrid, salió a jugar el segundo tiempo con el estilo de Barcelona: posesión, toque y elaboración.

¡Vaya paradoja! El festejo ibérico lo causaría una acción aislada. Tiro libre en zona media. Iniesta englobó hacia la zona de las palpitaciones, Busquets aterrizó de cabeza y Costa, en 5 con 50, clavó la espada en el lomo del “animal” vencido. Gol 2-2 (54’).

Portugal se tambaleaba como un púgil tras ser impactado con un recto en el mentón. Apenas lograba levantar la guardia para desviar el jab, el gancho y el “oper” de su rival.

España, una sinfonía. Isco tocaba los teclados, Iniesta los bombos. Tuya, mía… mía, tuya. Un rebote y Nacho, deudor del penal contra CR7, consignó su cuota. Zapatazo de demente que torció el vertical derecho de Patricio y buscó el izquierdo ¡Golazo! 3-2 (57’)

Fernando Santos movió la marioneta. Entró Joao Mario por Fernandes (67’). También, Quaresma por Silva (68’). Fernando Hierro replicó. Thiago relevó a Iniesta (69’)

El duelo ganó en bríos. Las camisetas rojas -Portugal- cayeron como capotes sobre la arena española. La faena produjo gritos y exclamaciones en los tendederos. Los de Santos daban evidencias de desespero. Más que tocar, lanzaban al “ollazo”, sin éxito.

Hierro, con una escuadra ordenada y dueña de sí, envió a otro gladiador. Ingresó Aspas por Costa (76’). Una forma de encender el ventilador. Aire, aire. También incluyó a Andrés Silva por Guedes (79’)

Portugal seguía sin encontrar la ruta. Cristiano era cazado arriba y los cambios de Santos no respondían con fe.

Lo de Hierro fue la mano de Gari Kaspárov en sus días de rey. Sus cambios, todos, fueron ajedrez puro. Ingresó Lucas Vásquez por Silva (85’)

No obstante, en la cancha había un “dios”…

Sin claridad para tejer hacia la puerta de De Gea, Portugal sintetizó la fórmula. Tiro libre en el borde del perímetro. CR7 envenenó la esférica. Secreto de geometría divulgado en el ángulo izquierdo del meta español ¡Golazo! 3-3 (87’)

El clásico de la península terminaría con igualdad… Frenesí y éxtasis en el planeta…

Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: