Publicidad

El transporte de varillas, cemento y otros materiales propios de la construcción empezaron a ocasionar un desbalance económico debido a los incrementos por la vuelta de más de 14 horas que deben dar las tracto mulas.

El Alcalde, Wilmar Barbosa, dijo que en el caso del municipio puede darse una incertidumbre mayor en 200 obras que están en construcción.

Pues cuando se contrataron las obras no se había presentado el problema de la vía y los materiales se conseguían en Bogotá a precios normales y ahora con los sobrecostos eso podría retrasar las obras.

Ahí es donde se genera una inseguridad jurídica, contractual y de concreción de obras, sin embargo, dijo que hay unos plazos contractuales como la intercepción vial que está para entregar a finales de agosto.

Twitter:@notillano Web:notillano.com (S)

Publicidad