Publicidad

Bogotá.  (EFE).- La Procuraduría General  asumió  una investigación por la muerte de Javier Ordóñez Bermúdez, un hombre de 46 años que fue sometido con extrema violencia y el uso repetido de una pistola eléctrica Táser por dos policías en Bogotá.

«La Procuraduría General asumió por poder preferente el proceso que adelantaba la Policía Nacional por la muerte de Ordóñez Bermúdez durante un operativo realizado en la madrugada en vía pública del noroccidente de Bogotá, en el que se habría utilizado de manera reiterativa una pistola Táser para inmovilizarlo».
«Por favor, ya», «agente, le ruego», se le escucha decir a la víctima, ya inmovilizada en una calle del barrio bogotano de Santa Cecilia, a dos policías que intentaban arrestarlo después de un altercado, al parecer por estar bajo los efectos del alcohol.
La muerte de Ordóñez horas después en una clínica de la capital provocó el repudio de la sociedad por la brutalidad de los agentes en este episodio, muy similar al del afroamericano George Floyd, que en mayo pasado fue estrujado por policías de Minneapolis (EE.UU.).
«Los hechos que fueron conocidos por denuncias de los ciudadanos y medios de comunicación justifican el inicio de una indagación preliminar», detalló el Ministerio Público.
Además ordenó la práctica de pruebas con la finalidad de identificar a los uniformados que participaron en la inmovilización de Ordóñez, así como del uso que se dio en el operativo a la pistola Táser.
En un video de cinco minutos, grabado por testigos de la agresión, se ve cómo los policías someten a Ordóñez con violencia y con descargas prolongadas de la pistola Táser en distintas partes del cuerpo a pesar de que éste ya estaba en el suelo en estado de indefensión.
Ordóñez acabó arrestado y conducido en un furgón a un puesto policial del barrio de Villaluz, y luego llevado a un hospital donde murió.
Unos 300 manifestantes que reclaman justicia en el caso se enfrentaron  con la Policía en la calle donde estuvo detenido antes de ser llevado a un hospital y al grito de «asesinos, asesinos» lanzaron piedras, pintura y otros objetos contra el Comando de Acción Inmediata (CAI) del barrio Villaluz al que estaban asignados los dos policías implicados en el hecho. EFE

Fuente

Publicidad