Publicidad

En lo que solo puede describirse como uno de los pretextos de divorcio más extraños de la historia, una mujer musulmana ha pedido a un tribunal de la Sharia que ponga fin a su matrimonio, porque su marido la ama demasiado.

La mujer (cuyo nombre no trascendió) del distrito de Sambhal, en Uttar Pradesh, India, se acercó recientemente al tribunal para pedir el divorcio de su esposo, luego de solo 18 meses de matrimonio. Cuando se le pidió que explicara su pedido, la mujer dijo que su cónyuge la amaba demasiado y que nunca discutía con ella, lo que le resultaba imposible de aceptar.

Para empeorar las cosas, el marido de la mujer también cocinaba y limpiaba, y la ayudaba con varias tareas de la casa. La mujer se declaró “harta” y pidió a los miembros del tribunal que pusieran fin a su matrimonio.

“No me grita y tampoco me ha molestado por ningún tema. Incluso cocina para mí y también me ayuda a realizar las tareas del hogar”, dijo la mujer. “Siempre que cometo un error, él me perdona. Quería discutir con él. No necesito una vida en la que mi marido esté de acuerdo con todo».

Después de escuchar la súplica de la mujer, los desconcertados clérigos de la Corte de la Sharia rechazaron inmediatamente su solicitud por frívola, y le pidieron a la pareja que resolvieran sus diferencias ellos mismos. Sin embargo, la mujer no se detuvo allí. Después de que rechazaran su petición de divorcio, acudió inmediatamente al panchayat (consejo de la aldea) local, pero sus miembros también se negaron a tomar una decisión sobre el asunto después de escuchar sus razones.

Según un periódico local, el marido de la mujer declaró que no cree haber hecho nada malo, ya que lo único que quería era ser un marido perfecto.

NoticiasLocas.com

Fuente

Publicidad