Publicidad

Londres (EFE).- Las muertes por la COVID-19 en el Reino Unido ascendieron este miércoles a 45.053 tras sumar 85 en veinticuatro horas, lo que afianza a este país como el primero de Europa y tercero del mundo más castigado por la pandemia.

En su parte diario, el Ministerio británico de Sanidad indicó que se han registrado hasta ahora 291.911 contagios, de ellos 538 este martes. Si bien el departamento informa de los decesos confirmados por un test diagnóstico, otras estadísticas oficiales demuestran que el número real de fallecimientos atribuibles al virus en el Reino Unido supera los 55.600. El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, se comprometió ayer a encargar una investigación sobre la gestión de la pandemia, entre críticas de la oposición a múltiples aspectos de la estrategia gubernamental, pero no precisó la fecha. Estas últimas cifras se conocen después de que el Ejecutivo confirmara, tras semanas de mensajes contradictorios, que hará obligatorio el uso de mascarillas en los comercios de Inglaterra, con el objetivo principal de dar confianza a la población para retornar a la actividad cotidiana.


Fuente

Publicidad