Publicidad

Rodolfo Hernández, ingeniero, empresario, político sin pelos en la lengua, fue elegido alcalde de Bucaramanga para el período 2016-2019.

Por su forma de decir las cosas, de no quedarse callado, de enfrentar las maquinarias políticas ha tenido que enfrentar las duras y las maduras.

Hace dos días el Procurador General lo suspendió por 3 meses, lo que querría decir que volvería al cargo solo a entregarlo a quien resulte ganador el 27 de octubre.

Rodolfo Hernández dice que no le da miedo seguir enfrentando a los politiqueros y que tiene los calzones y las criadillas bien puestas para defender a los pobres de Colombia. Ya inicia su trabajo para buscar la Presidencia de Colombia.

Publicidad