Publicidad

El Kremlin insistió este martes en que el diagnóstico inicial de una clínica alemana de que el opositor Alexei Navalny fue envenenado no es aún concluyente y que por ahora no es necesario investigar las circunstancias de su enfermedad.

Navalny se encuentra bajo protección especial en un hospital en el centro de Berlín después de haber sido trasladado desde Rusia durante el fin de semana en estado de coma por un supuesto envenenamiento.

Los médicos que lo tratan dijeron el lunes que encontraron rastros de una sustancia tóxica en Navalny, y que su estado continuaba grave, aunque no se temía por su vida.

La canciller alemana, Ángela Merkel, y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia demandaron a Rusia que investigue el supuesto envenenamiento. También el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, pidió a Rusia una investigación.

Sin embargo, el portavoz de Kremlin, Dimitry Peskov, dijo que la clínica alemana no había identificado exactamente la sustancia que provocó la enfermedad de Navalny y que los médicos alemanes se “apresuraron” para usar la palabra veneno.

«Tiene que haber una razón para investigar. Por el momento todo lo que veo es que el paciente está en coma”, dijo Peskov a los reporteros en una llamada de conferencia.

Crítico del Kremlin, Navalny, trasladado a hospital alemán en estado «preocupante»

Un veterano oponente del presidente Vladimir Putin y activista contra la corrupción, Navalny se desmayó en un avión el jueves después de beber un té que el entorno del opositor cree que estaba envenenado.

Navalny, un feroz crítico del presidente Vladimir Putin, comenzó a sentirse mal en un avión que regresaba a Moscú desde Siberia el miércoles pasado y fue trasladado a un hospital de la ciudad de Omsk, donde estuvo hasta el sábado.

Desde el primer momento, su portavoz, Kira Yarmysh, afirmó que Navalny “fue envenenado con algo mezclado en su té (…) lo único que bebió en la mañana”.

Los médicos alemanes detectaron la presencia de “inhibidores de la colinesterasa” en su organismo. Estos son un extenso rango de sustancias que se encuentran en varios fármacos, pero también en pesticidas y agentes nerviosos.

Se desconoce hasta el momento la sustancia específica a la que Navalny estuvo expuesto.

Hay un largo historial de enemigos del Kremlin envenenados o enfermos después de sospechas de envenenamientos.

Alexander Litvinenko murió en Londres en 2006 después de beber té mezclado con polonio-210, una sustancia nuclear, y Sergei Skripal, un ex doble agente, fue envenenado con un agente nervioso en 2018 en Salisbury, Inglaterra.

El Kremlin ha negado repetidamente su participación en esos y otros incidentes, calificándolos de provocaciones antirrusas.

Publicidad