Publicidad

La comunidad que reside en la zona rural aledaña a la fuente hídrica resaltó el riguroso control que ha ejercido Cormacarena en el lugar, donde se han realizado labores de verificación a los deberes de los títulos mineros.

El encuentro contó con la participación de la población veedora de las actividades mineras que se ejecutan en el río, empresas dedicadas a la excavación y representantes de instituciones como la Unidad Departamental de Gestión del Riesgo, Gobernación del Meta, alcaldías de Acacías y Villavicencio, en el que Cormacarena socializó las acciones de seguimiento desarrolladas en los últimos dos meses.

Para ello, la Corporación ha realizado 18 visitas al mismo número de proyectos mineros, además de 15 jornadas de verificación al cumplimiento de las condiciones otorgadas a las empresas para ejercer trabajos en el afluente, llevando a cabo lo pactado en el primer comité que tuvo lugar el pasado 29 de septiembre.

Una de las obligaciones adquiridas por los títulos mineros en el anterior encuentro, consistía en apoyar con maquinaria amarillaas obras de mitigación y protección en puntos críticos a lo largo del río Guayuriba, ante el cual se ha evidenciado compromiso, sin embargo, se continuará trabajando de maneja conjunta con las instituciones para prevenir emergencias en temporada de lluvias.

“Ya nos comprometimos a una tercera reunión de este seguimiento, lo cual nos va a permitir seguir avanzando y prevenir desbordamientos que puedan generar la temporada de lluvias, para ser proactivos y no reactivos” indicó Andrés Felipe García Céspedes, Director General de la Corporación Ambiental.

Fuente

Publicidad