Publicidad

La única gobernación que en 2015 ganó el Centro Democrático, el partido del expresidente y hoy senador Álvaro Uribe, fue la del Casanare con Alirio Barrera Rodríguez. Obtuvo cerca de 85 mil votos, y aunque había sido hace 15 años concejal de Aguazul, de donde es oriundo, desde ese entonces había estado alejado de la política, dedicado a lo que es su pasión: los caballos. Por eso, su triunfo fue un batacazo a la clase política de un departamento que ha visto pasar en las últimas dos décadas a más de una decena de mandatarios, que no pudieron terminar sus períodos por líos judiciales o disciplinarios.

A finales de julio pasado, en entrevista con El Espectador, Barrera hizo un balance de su gestión, asegurando que sale con la frente en alto y que pudo demostrarles a los casanareños y al país que se puede gobernar bien, cumpliéndoles a los electores, pese a las dificultades. Sin embargo, en la recta final de su mandato y en pleno fervor de la campaña electoral para elegir a quien será su sucesor, surgen denuncias sobre los nombramientos que supuestamente habría hecho en la administración departamental, de familiares suyos, de su esposa o de su prima, la senadora Amanda Rocío González Rodríguez. Con un dato clave a tener en cuenta: Salomón Andrés Sanabria Chacón, esposo de su hermana Cielo, es decir, su cuñado, es hoy el candidato del uribismo a la Gobernación.

“No he creado ninguna red de cargos de familiares. De pronto hay personas, hasta donde tengan la capacidad y la ley permita, que están en algunos cargos, pero no conozco de todo lo que están hablando. Lo que sí habría que ver es qué era el departamento 30 años atrás, cuando lo manejaba la misma familia y las mismas personas que ahora quieren volver al poder. Y sacan historias con el fin de dañar mi imagen. Todos sabemos cómo se ha transformado Casanare. Me entregaron un departamento embargado, quebrado, y con los peores índices en temas de salud, educación, gestión del riesgo y transparencia. Hoy se ve el cambio”, responde Barrera ante los señalamientos que se le hacen.

¿Exactamente de qué nombramientos se está hablando? Veamos algunos: su prima Raquel Rubiano Barrera se desempeña como su secretaria personal, y el esposo de ésta, Fernando Cortés, fue nombrado técnico en la administración. Están además su prima Sonia Liliana Rodríguez, ubicada como auxiliar administrativa de Acción Social, y Caroline Linares Rubiano, auxiliar administrativa de la Secretaría de Hacienda, quien es hija de Raquel Rubiano Barrera, prima-hermana del mandatario. Ascendiendo en la escala aparecen Jorge Ojeda Rodríguez, actual asesor de la Gobernación y Albadonia González, también asesora de Acción Social, quienes ostentan doble título familiar, al ser primos de Barrera y de la senadora González.

Le puede interesar: Es falso que Fiscalía podría destituir a gobernador del Casanare

En respuesta, el mandatario aseguró que Raquel Rubiano Barrera no tiene ningún vínculo con la Gobernación: “Es una persona que está conmigo y me atiende a título personal en mis asuntos privados. Tengo el derecho a tener gente de confianza a mi lado, pero ella no está vinculada a la administración ni recibe salario”. Asimismo, negó tener vínculo familiar que Sonia Liliana Rodríguez, y sobre Caroline Linares Rubiano, hija de su prima-hermana Raquel, señaló que no sabe si está trabajando en la Gobernación: “No conozco esa información, tendría que verificar ese dato”, manifestó al ser consultado por este diario.

El mandatario casanereño reconoció que su hija labora actualmente en la Unidad Técnica Legislativa (UTL) de la senadora González Rodríguez, enfatizando que es algo que no está prohibido: “Está saliendo ya a ser profesional y tiene derecho a tener una participación dentro de los parámetros de ley. No está inhabilitada para eso”. Y también aceptó que el esposo de su prima congresista es hoy el secretario de Planeación Departamental: “Es una persona que tiene mucho conocimiento, de absoluta confianza, y con base en lo que él ha hecho es que el Casanare es hoy un departamento que ha cumplido casi en un 95 % con su Plan de Desarrollo y en un 160 % con la ejecución presupuestal. Lo conozco desde hace mucho tiempo, es una de las personas más capacitadas de mi administración y de toda mi confianza”, dijo.

Otras de las denuncias tienen que ver con la supuesta cooptación de órganos de control: Jorge Andrés Rodríguez González, primo-hermano de la senadora, fue nombrado vicecontralor departamental tras la renuncia de Héctor Manuel Barbosa Sarmiento, quien pasó a desempeñarse como el jefe de Defensa Judicial de la Gobernación. “No conozco el tema de la Contraloría, directamente. Tengo entendido que ese nombramiento fue en 2015”, expresó Barrera. Y agregó: “Nosotros somos una familia muy numerosa y hay personas que se han preparado, que de una forma u otra pueden estar trabajando en alguna entidad del Estado, ya sea una alcaldía o un ente de control. Se han preparado para eso, han estudiado y no puede ser que por el hecho de yo ser gobernador, mis familiares tengan que cortarse las alas, o los parientes de mis familiares, o incluso los amigos de mis familiares. Ellos tienen derecho a trabajar. Nunca he recomendado a alguien y si ellos están en los puestos que están, se lo han ganado dentro de las normas legales”.

Al gobernador Barrera, incluso, lo han acusado de tratar de favorecer la candidatura de su cuñado, Salomón Andrés Sanabria Chacón, por ejemplo, con el nombramiento de su familiar Doris Alenia Fonseca Sanabria, como auxiliar en la Secretaría de Salud. “Esa persona está trabajando desde el 1° de enero de 2016 en la Gobernación. No puede ser ahora que hasta los familiares de quienes iban a ser candidatos no tengan derecho a trabajar. Cuando esas personas ingresaron a la administración no se sabía de candidaturas ni nada”, riposta. Y en cuanto Freddy Nairo Sanabria, supuesto primo del candidato, también nombrado en un cargo departamental, recalcó que éste no tiene parentesco con él: “Es de los Sanabria de Aguazul, una familia totalmente distinta”.

“No tengo ninguna investigación, ni en la Fiscalía, ni en la Procuraduría, ni en la Contraloría”, concluye Barrera, insistiendo en que todo se trata de un juego sucio de quienes hoy se sienten viudos del poder. De hecho, esta semana se conoció de una información falsa que la Fiscalía tuvo que salir a desmentir, en la que se aseguraba que se disponía a ordenar la destitución del gobernador. “Somos uno de los departamentos mejor manejados del país y al no encontrar con qué atacarnos, tratan de buscar minucias (…) deberían mirar cómo lo hemos hecho, cómo hemos trabajado, qué hemos hecho por Casanare y ver los resultados. Era un departamento que había sufrido mucho en manos de las mismas personas que ahora quieren recuperar el poder perdido”.

Publicidad