Publicidad

Una revista científica asegura que se puede detectar un tipo de la enfermedad décadas antes de su diagnóstico. Estudiaron a chicos de hasta ocho años.

La diabetes aparece como consecuencia de la insuficiente secreción de insulina por el páncreas. Se presenta cuando hay demasiada glucosa (azúcar) en la sangre. Cuando hay determinados valores de glucemia en ayunas, estamos en presencia de la enfermedad.

«En la diabetes tipo 1, que actualmente no se puede evitar, hay una ausencia casi total de insulina y hay que aplicarla a diario. Por lo general, aparece en la infancia y adolescencia y constituye el 10 por ciento de los casos», explica a Con Bienestar Gabriel Lijteroff, especialista en medicina interna, magíster en Diabetología, jefe de Diabetologia del Hospital Santamarina (M.P. 22.280).

El otro 90 por ciento corresponde a la diabetes tipo 2. Mayormente se manifiesta entre los 30 y 40 años y los pacientes necesitan medicarse con comprimidos y eventualmente con insulina. Cada vez es más frecuente en chicos y adolescentes que tienen predisposición genética acompañada de malos hábitos.

Lo nuevo

Un nuevo estudio publicado en la revista médica de la Asociación Americana de Diabetes (ADA), Diabetes Care, concluyó que la diabetes tipo 2 anticipa en chicos de hasta ocho años que puede manifestarse en la adultez. Es decir, décadas antes de su diagnóstico.

El trabajo incluyó resultados de muestras de sangre tomadas a participantes cuando tenían 8, 16, 18 y 25 años. Al analizar los efectos de riesgo genético para desarrollar diabetes tipo 2 como adultos, identificaron patrones que son específicos de las primeras etapas de la enfermedad.

Uno de los principales investigadores, el doctor Joshua Bell, explica: «si bien ya sabíamos que la diabetes no se desarrolla de la noche a la mañana, lo que no sabíamos es lo temprano en la vida que se hacen visibles los primeros signos de actividad de la enfermedad y cómo se ve en sus inicios».

El estudio se llevó a cabo entre unos cuatro mil jóvenes que estaban libres de diabetes tipo 2 y otras enfermedades crónicas.

«La diabetes tipo 2 es más común en la edad avanzada, pero vemos signos de susceptibilidad a la enfermedad muy temprano, unos 50 años antes de que se diagnostique. Saber cómo se ven estos signos tempranos amplía nuestra oportunidad de intervenir mucho antes y detener la diabetes para que no se convierta en perjudicial», justifica Bell.

Qué se observó

Ciertos tipos de colesterol HDL se redujeron a los ocho años antes de que se elevaran otros tipos de colesterol, incluido el LDL. La inflamación y los aminoácidos también se elevaron a los 16 y 18 años. Estas diferencias se ampliaron con el tiempo.

«Estamos hablando de los efectos de la susceptibilidad en lugar de la enfermedad clínica en sí misma -precisa el doctor Bell-. Esto no significa que los jóvenes ‘ya tengan diabetes adulta’. Son diferencias sutiles en el metabolismo de los jóvenes que son más propensos a desarrollar esta enfermedad, más tarde en la vida», detalla el investigador.

Estos hallazgos suponen una ayuda para revelar la biología de cómo se desarrolla la diabetes y qué características pueden ser identificadas mucho antes, para prevenir la aparición de la enfermedad y sus complicaciones.

«Esto es importante porque sabemos que los efectos nocivos de la glucosa en sangre, como la enfermedad cardíaca, no son exclusivos de las personas con diabetes diagnosticada, sino que se extienden en menor medida a gran parte de la población», concluye Bell.

TN.com


Publicidad