Publicidad

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, compareció en un tribunal de Londres el lunes en el intento de no ser extraditado a Estados Unidos para enfrentar un juicio por cargos de espionaje.

Assange, que lleva casi un año y medio en prisión en Gran Bretaña, rechazó formalmente la solicitud estadounidense de ser extraditado.

El lunes lució bien afeitado y vestido con un traje en la audiencia, y se negó formalmente a ser extraditado para enfrentar una acusación emitida por las autoridades estadounidenses en junio.

Varias decenas de simpatizantes, incluidas su pareja Stella Moris y la diseñadora de moda Vivienne Westwood, se reunieron frente al tribunal, cantando, tocando tambores y denunciando su caso como una amenaza a la libertad de prensa.

“Julian Assange es el detonante, él está arrojando luz sobre toda la corrupción en el mundo”, dijo Westwood.

Fiscales estadounidenses han acusado al australiano de 49 años de 18 cargos de espionaje y uso indebido de computadoras por la publicación en Wikileaks de documentos militares secretos hace una década.

En caso de ser extraditado debería cumplir por los cargos una sentencia máxima de 175 años de prisión.

Partidarios del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, se manifiestan en una protesta frente al Tribunal Penal Central, en Londres, el lunes 7 de septiembre de 2020.

Las autoridades estadounidenses alegan que Assange conspiró con la analista de inteligencia del ejército estadounidense Chelsea Manning para infiltrarse en una computadora del Pentágono y tener acceso a miles de cables diplomáticos secretos y archivos militares sobre las guerras en Irak y Afganistán.

Los fiscales estadounidenses también dicen que Assange conspiró con organizaciones de hackers y trató de reclutar a piratas informáticos para proporcionar a WikiLeaks información clasificada.

¿Qué dicen los abogados de Assange?

Los abogados de Assange sostienen que la acusación tiene motivaciones políticas, sofocará la libertad de prensa y pondrá en riesgo a periodistas de todo el mundo.

Sus defensores argumentan que Assange es un periodista protegido por la Primera Enmienda —de la Constitución estadounidense que garantiza la libre expresión— y dicen que los documentos filtrados exponen las irregularidades del Ejército de Estados Unidos.

Entre los archivos publicados por WikiLeaks había un video de un ataque con helicóptero Apache en 2007 por parte de las fuerzas estadounidenses en Bagdad que mató a 11 personas, incluidos dos periodistas de la agencia Reuters.

Julian Assange se presentó a una audiencia sobre su extradición a EE.UU. el lunes 7 de diciembre de 2020. Manifestantes se reunieron para mostrar su oposición a que sea extraditado.

Batalla legal de Assange en Londres

Las situación legal de Assange en Gran Bretaña se remontan a 2010, cuando comenzó a luchar contra un intento de extraditarlo a Suecia para responder preguntas sobre acusaciones de agresión sexual, que desde entonces se han retirado. En junio de 2012, ante la inminente extradición, buscó refugio en la embajada de Ecuador.

Pasó siete años escondido allí. Su compañera, Stella Moris, reveló este año que había tenido dos hijos mientras estaba dentro de la embajada.

Después de que Ecuador revocó su asilo, fue sacado de la embajada en abril de 2019 y cumplió una breve sentencia de prisión británica por violar las condiciones de la fianza. Permanece encarcelado a la espera del resultado de la solicitud de extradición de Estados Unidos.

Publicidad