Publicidad

Soldados en la capital de Malí se amotinaron el martes y detuvieron al presidente Ibrahim Boubacar Keita y al primer ministro Boubou Cisse.

Un reportero del Servicio Francés de África de la Voz de América (Kassim Traoré) dijo que el presidente fue arrestado en su casa en Bamako, la capital, el martes y llevado a un campamento militar en la ciudad de Kati, a 15 kilómetros de distancia. Cisse fue llevado al mismo campo.

El fuego estalló en la base de Kati en horas tempranas del día. El reportero de Mali, Bram Posthumus, dijo al Servicio en Inglés de África de la VOA que «los soldados se alzaron, llegaron a los arsenales, tomaron las armas, comenzaron a disparar al aire, salieron y cortaron el acceso al campo».

No se han reportado víctimas en los disturbios.

Un motín en el mismo campo provocó un golpe de estado contra el presidente de Malí, Amadou Toumani Touré, en 2012.

El martes temprano, la embajada de Noruega en Mali advirtió que se estaba produciendo un motín de las fuerzas armadas, y varias embajadas advirtieron a sus ciudadanos que se quedaran en casa.

La embajada de Estados Unidos en Bamako ha dicho al personal que se refugie en el lugar y advirtió a los estadounidenses que se mantengan alejados de las áreas de manifestaciones o actividades policiales y militares.

Los partidarios de la oposición han realizado varias protestas importantes desde junio pidiendo la renuncia del presidente Keita. Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes en julio dejaron al menos a 11 muertos.

Los críticos culpan al presidente por una economía tambaleante y por no detener una insurgencia islamista de ocho años en el norte. Las tensiones aumentaron en abril después de que el Tribunal Constitucional anuló los resultados de una disputada elección parlamentaria, lo que permitió que el partido de Keita ocupara la mayoría de los escaños vacantes.

(Los servicios en inglés, francés y  bambara de la VOA contribuyeron a este informe).

Publicidad