Publicidad

Un Fiscal Delegado ante la Unidad Gaula en el Distrito judicial de Villavicencio solicitó al Juez de garantías, imponer medida de aseguramiento y enviar a la cárcel a la Jefe de control Interno disciplinario  de Cumaribo, Miriam Gómez Benítez y a  su esposo, Luís Fernando Molina Villareal, por extorsión al Contralor de Vichada, Rosendo Rey Tovar.

En el contradictorio entre Fiscalía y abogado defensor de los implicados, el poderdante pidió que la detención se dé en la casa de los procesados y no en la cárcel.

Como dato curioso, en la audiencia se conoció que la abogada y Jefe del control disciplinario en Cumaribo, Miriam Gómez, solicitó viáticos a la administración municipal para desplazarse hasta Villavicencio a cobrar la extorsión.

Adujo que iba supuestamente a realizar diligencias inherentes a su labor como funcionaria, sin percatarse que en el centro comercial que ella misma escogió para que le entregaran $120 millones producto de la extorsión, la estaba esperando una agente de policía que se hizo pasar por familiar de la víctima

Al ella llegar en compañía de su esposo, recibió el dinero en fajos y en denominaciones acordados.

Twitter:@notillano Web:notillano.com (JAS)


Publicidad