Publicidad

Suiza vota el domingo en un referéndum para limitar la inmigración de la Unión Europea y algunas otras medidas internas.

De aprobarse la propuesta de libertad de movimiento del populista Partido Popular Suizo, daría acceso preferencial al empleo, la protección social y los beneficios a los ciudadanos suizos sobre los de los 27 países de la UE, de los que Suiza no es miembro. 

También podría generar desventajas recíprocas para los ciudadanos suizos que deseen vivir o trabajar en cualquiera de los países miembros de la UE.

La aprobación de la medida podría poner en peligro las relaciones comerciales con la UE, que es el mayor socio comercial de Suiza.

Aproximadamente 1,4 millones de ciudadanos de la UE viven en Suiza, un país de aproximadamente 8,2 millones, mientras que unos 500.000 suizos viven en países miembros de la UE.

En un referéndum similar en 2014, los suizos votaron a favor de limitar la capacidad de los ciudadanos de la UE para vivir y trabajar en Suiza, pero los legisladores no permitieron su implementación completa, lo que llevó al Partido Popular nacionalista a devolver la propuesta a las urnas este año.

Las encuestas recientes muestran que ahora hay menos apoyo en Suiza para limitar la libre circulación con la UE.

Publicidad