Publicidad

ISLAMABAD, PAKISTÁN – Los talibanes anunciaron el jueves de que liberaron a 845 miembros de las fuerzas de seguridad de Afganistán, como parte de un intercambio de prisioneros con el gobierno de Kabul y que están trabajando para liberar a los restantes 155, en cumplimiento con un acuerdo que el grupo insurgente firmó con Estados Unidos.

El portavoz de los talibanes, Suhail Shaheen compartió los detalles con la Voz de América, insistiendo que su grupo está “completamente comprometido” con el pacto firmado con Washington para ayudar a crear las condiciones lo antes posible para iniciar pláticas de paz con sus rivales afganos y poder acordar un cese al fuego permanente.

Shaheen dijo que el gobierno afgano ha liberado hasta ahora a unos 4.050 prisioneros talibanes de los 5.000 que prometió, según el acuerdo con Estados Unidos. Nuevamente descartó el inicio de pláticas de paz mientras no hayan sido liberados todos los prisioneros talibanes, de acuerdo con una lista que compartieron con funcionarios estadounidenses antes de firmar el acuerdo del 29 de febrero en Doha, Qatar,

Pero la información compartida por Shaheen con la VOA contradice la que Kabul ha publicado.

Funcionarios afganos dicen haber liberado más de 4.200 prisioneros y aseguran que casi la mitad de los prisioneros liberados por los talibanes son en realidad civiles, y no miembros de las fuerzas de seguridad.

Shaheen rechazó los alegatos, diciendo que todos los detenidos liberados por los talibanes estaban sirviendo en el Ejército afgano y fuerzas policiales antes de ser capturados durante ataques de los insurgentes.

“Esta es una de las burdas excusas que el Gobierno de Kabul ha estado usando para ralentizar el proceso de paz”, dijo Shaheen.

“Tenemos entrevistas de vídeo con todos ellos en las que confiesan y compartieron detalles de sus respectivas unidades y áreas o provincias donde fueron capturados”, dijo Shaheen.

 El portavoz talibán habló con la VOA al día siguiente de que el general Kenneth “Frank” McKenzie, jefe del Comando Central, dijera que los talibanes no han cumplido con sus compromisos contemplados en el acuerdo de paz.

“Mientras los talibanes han sido escrupulosos de no atacar a Estados Unidos o las fuerzas de la Coalición, de hecho la violencia contra los afganos es mayor a la que se ha registrado en un buen tiempo”, McKenzie le dijo a la VOA.
 
El acuerdo firmado entre Estados Unidos y el talibán obliga a los insurgentes a no atacar tropas estadounidenses o aliadas mientras se retiran de Afganistán. También requiere a los talibanes a reducir la violencia al acercarse las negociaciones entre afganos, incluyendo cesar todo ataque suicida o dinamitero en zonas urbanas.

El acuerdo obliga asimismo a todas las tropas estadounidenses o aliadas a retirarse de Afganistán para julio del 2021 a cambio de que los talibanes renuncien a todo acto terrorista y se comprometan a la reconciliación política con otros grupos afganos.

El martes, el principal portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, dijo que Washington está cumpliendo con su parte del acuerdo.

“Estados Unidos se comprometió a reducir sus fuerzas en Afganistán a 8.600 soldados y retirarse de cinco bases. Hemos cumplido esa obligación”, dijo Hoffman en una declaración.

Un aumento en los ataques talibanes, especialmente el ataque suicida de esta semana en una oficina local de la agencia nacional de espionaje en la norteña provincia de Samangan, han generado condenas locales e internacionales.
 
El ataque dinamitero en la capital de Samangan, Aybak, que mató a once personas e hirió a más de 60, fue la primera acción talibana de ese tipo desde que los insurgentes firmaron el acuerdo con Estados Unidos, y motivó a Washington a denunciarlo como una falta a los compromisos de los insurgentes.

Shaheen, sin embargo, defendió el ataque diciendo que fue una reacción a la intensificación de los ataques nocturnos de las fuerzas afganas contra civiles y combatientes talibanes en distritos controlados por los rebeldes.
 
“Estos ataques han martirizado a decenas de nuestros miembros y civiles en áreas bajo nuestro control en seis provincias. Eso fue lo que nos motivó a lanzar el ataque con bombas en Samangan. Aparte de este único incidente, no hemos lanzado ningún ataque mayor en ninguna parte de Afganistán”, dijo el portavoz talibán.

La corresponsal de la VOA en el Pentágono, Carla Babb, contribuyó con este reportaje.

 

Publicidad