Publicidad

Ginebra (EFE).- La cifra de afectados por COVID-19 en el mundo superó  los 7,8 millones, lo que supone que al menos una de cada mil personas en el planeta ha contraído la enfermedad, según se extrae de las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los fallecidos en la pandemia ascienden a 431.192, de los que casi 200.000 se registraron en América y 188.000 en Europa, las zonas más afectadas del mundo.


Publicidad