Publicidad

Estoy segura que no conozco una expresión  que me cause más Dolor que la de «Tengo Hambre» y más cuando quien la pronuncia es la boca de un niño, peor aun cuando no se tiene ni un solo peso en el bolsillo. No hay necesidad de irme lejos o transportarme a otra familia, para hablarles …

Publicidad