Publicidad

Para hablar del Torneo Internacional del Joropo hay que viajar en un túnel del tiempo hasta diciembre de 1962, cuando el célebre compositor y cantante araucano, Miguel Ángel Martín, decidió crear en el recién nombrado departamento del Meta, El Festival de la canción colombiana, con el objetivo de reunir en un solo lugar a los grandes compositores de la música tradicional de nuestras regiones.

Para el historiador y miembro de la Academia de historia del Meta, Alberto Baquero Nariño, el recién creado evento cultural, puso a la región como un centro de referencia para catapultar a las nuevas propuestas musicales.

“Había en los años 60 un florecimiento de los deseos del nuevo departamento de presentarse, de hacer eventos que atrajeran la atención nacional, por eso el maestro Miguel Ángel Martín presentó en 1962 la iniciativa al gobierno departamental para la intención de hacer El Festival de la canción y el Torneo del Joropo. Pero el festival fue muy famoso, trajo artistas con bambucos, guabinas, vallenatos, entre otros géneros”, manifestó Baquero Nariño.

El experto también afirmó que las primeras actividades de El Festival de la canción colombiana tuvieron como sedes el emblemático y desparecido Teatro Cóndor, la plaza de Los Libertadores, la concha acústica Arnulfo Briceño y la plazoleta de los Centauros, todos ubicados en el centro de Villavicencio.

“En un comienzo se realizó en el Teatro Cóndor y por supuesto en los principales parques de Villavicencio, pero el teatro era muy dado porque reunía la plataforma para la presentación de los artistas, incluso para las reinas de El Festival de la canción colombiana. (…) En esos escenarios se escuchó por primera vez ‘¡Ay mi llanura!’, ‘Yo me llamo cumbia’, entre otros”, explicó Alberto Baquero Nariño

Para el historiador, el maestro Miguel Ángel Martín debe considerarse como una de esas mentes brillante que permitió que los sonidos de los Llanos Orientales tuvieran relevancia, debido a su cercanía a grandes personajes de la cultura y también gracias a su bagaje como músico.

“Era un gran músico, tenía formación académica, él fue uno de los que vino en los años 60 de Tame – Arauca al Meta, allí creó la Escuela de música Miguel Ángel Martín, se codeaba en Sayco con grandes compositores como el maestro Rafael Escalona. (…) El maestro fue reconocido por sus grandes obras como ‘Carmentea’, ‘Dulce María’, ‘Carta de un ciego’ y ‘Los profesionales’”, indicó el experto.

Para el reconocido arpista y unos de los creadores de la agrupación Alma llanera, Fernando Lizarazo, el Festival de la Canción Colombiana tenía una gran particularidad en sus inicios y era que la presencia de grupos llaneros era prácticamente nula, al punto que, según Lizarazo, su conjunto musical fue el primero en presentarse en su escenario.

“En esas épocas de los comienzos del festival la participación de los grupos de joropo era prácticamente nula, las obras de los concursantes eran mapalés, cumbias, currulaos, pasillos entre otros. Me atrevo a asegurar que el primer grupo llanero en presentarse en el Festival de la canción colombiana con arpa, cuatro y maracas fue Alma llanera, ya con el paso del tiempo se presentó David Parales y Rene Devia”, comentó Lizarazo.

Manifiesta el arpista que como todo lo bueno tiene su final, en el año de 1970 el Festival de la Canción Colombiana llegó a su fin, pero desde ese momento surgió de manera grande El Torneo Internacional de Joropo, pues empezó a recibir delegaciones de Venezuela que permanece hasta sus más recientes ediciones.

“Aquí nos dimos el gusto de escuchar en vivo y en directo a grandes artistas como Ángel Custodio Loyola, Carrao de Palmarito, Joseito Romero entro otros. Tiempo después vino Reynaldo Armas, Luis Silva, Fabiana Ochoa y muchos más”, dijo Lizarazo.

Para el Gestor cultural, Óscar Pabón, unos de los cambios significativos que tuvo el Torneo del Joropo fue en el año 2001 con la llegada de “El joropodromo”, que consiste en el baile de más de dos mil parejas por las principales avenidas de Villavicencio, dando lo mejor en las modalidades de joropo tradicional y moderno.

“Desde el 2001 hasta el 2019 se ha realizado sin interrupción, es tan importante para la región que en estos momentos la Asamblea del Meta estudia la opción de declararlo patrimonio inmaterial del departamento”, concluyo Pabón.

Transformación del Torneo

Una de las transformaciones que tuvo el Torneo Internacional del Joropo fue en sus bodas de oro en el año 2019, cuando la Duma departamental mediante la ordenanza 1004 de 2018, modificó el nombre por Torneo Internacional del Joropo ‘Miguel Ángel Martín’, como un homenaje a su creador.

Para el comité organizador del evento, en cabeza de Juan Guillermo Zuluaga, Gobernador del Meta, uno de los cambios significativos fue en su más reciente versión 2020, debido a la pandemia del Covid – 19, pues en esta oportunidad más del 80 % de su programación se desarrolla de manera virtual y bajo estrictas medidas de bioseguridad.

“Esta pandemia nos ha llevado a reinventarnos y el Torneo no se queda atrás, cada año y con el pasar del tiempo es mucho mejor, cada día tiene más fama e importancia en Colombia y en el mundo del joropo. Es la primera versión digital lo cual permitirá que nuestra cultura llanera sea vista desde cualquier lugar del mundo”, manifestó Zuluaga.

Las 23 modalidades concursantes del Torneo tuvieron en esta oportunidad el voto del público; antes los ganadores eran escogidos por un jurado calificador. Esta reciente versión del Torneo Internacional del Joropo Miguel Ángel Martín le rendirá un homenaje al maestro Carlos ´Cuco´ Rojas, director y creador del grupo llanero Cimarrón, quien falleció a comienzos de este año.

Por: Meller Augusto Miranda

Las postales de la jornada final del Torneo Internacional del Joropo en Villavicencio

La última noche del Torneo…

Publicado por laschivasdelllano.com en Lunes, 12 de octubre de 2020

Fuente

Publicidad