Publicidad

Conductores de busetas colectivas del servicio público urbano proyectar parar los vehículos, sino logran un auxilio por parte del gobierno.

Sostienen que están trabajando a pérdida y ya están debiendo el rodamiento y otras arandelas que deben pagar para poder trabajar.

Cumplen las rutas con una ocupación del 50 por ciento y el otro 50 por ciento va desocupado, atendiendo las disposiciones de las autoridades por la cuarentena del coronavirus. Lo poco que ingresa se lo distribuyen para combustible del carro, el porcentaje del dueño del vehículo y muy poco, casi que nada para el conductor.

Twitter:@notillano Web:notillano.com (JAS)

Fuente

Publicidad