Publicidad

NUEVA YORK, EE.UU. – Un tribunal internacional respaldado por la ONU declaró el martes culpable a Salim Jamil Ayyash por el asesinato del ex primer ministro del Líbano Rafik Hariri, en 2005.

Además, el tribunal halló culpable a Ayyash del «homicidio intencional de 21 personas mediante el uso de materiales explosivos» y del «intento de homicidio intencional de 226 personas».

Hariri murió en un bombardeo en una carretera, cuando su convoy pasaba por el malecón de Beirut, el día de San Valentín.

«Las conclusiones de la Sala de Primera Instancia confirmaron un sofisticado ataque planificado para asesinar al ex primer ministro del Líbano Rafik Hariri, llevado a cabo por un equipo de asesinos, en el que Salim Jamil Ayyash tuvo un papel central», indica una declaración publicada por el Tribunal Especial para el Líbano (STL, por sus siglas en inglés).

Otros tres implicados en el caso -Hassan Habib Merhi, Hussein Hassan Oneissi y Assad Hassan Sabra- fueron absueltos, aunque según señala el documento, «el fiscal tiene la intención de examinar detenidamente las conclusiones que subyacen a estas absoluciones y considerar si se justifica una apelación».

ONU: Consejo de Seguridad vota sobre tribunal en caso Hariri

ONU: Consejo de Seguridad vota sobre tribunal en caso Hariri

Los cuatro acusados enfrentaban una pena máxima de cadena perpetua, pero ninguno ha sido visto en años y continúan prófugos de la justicia.

En un comunicado aparte, la Jefa de la Oficina de Defensa del tribunal agradeció al abogado defensor y a su equipo por «asegurar la representación efectiva de los intereses y derechos» de Ayyash y los demás implicados, teniendo en cuenta que es «en el marco de un juicio in absentia«.

Una coyuntura especial

El país se ha visto sacudido por un año de protestas contra el gobierno, una crisis financiera paralizante y la pandemia del COVID-19, todo como preámbulo a la explosión masiva que arrasó el puerto de Beirut, el pasado 4 de agosto, que devastó una gran parte de la capital y provocó la renuncia del gobierno.

«La explosión que ocurrió el 4 de agosto introduce algún tipo de imprevisibilidad en cómo reaccionará el público ante este veredicto», dijo Randa Slim, investigador principal del grupo de expertos del centro de estudios Middle East Institute, con sede en Washington.

La influencia de Hezbolá

Los cuatro acusados ​​del asesinato del político sunita Hariri son integrantes de Hezbolá. El grupo chiíta respaldado por Irán ejerce un poder político y militar sustancial en el Líbano y está designado como organización terrorista por Estados Unidos.

«Muchas personas en el Líbano culpan ahora a Hezbolá en parte o en su totalidad, acusando al grupo de proteger al gobierno corrupto y haciéndolo responsable directa o indirectamente de esta explosión», dijo desde Beirut Imad Salamey, profesor de Ciencias Políticas de la Lebanese American University. «Y mucha culpa será atribuida a las armas de Hezbolá por haber impuesto a los libaneses al presidente actual y a los gobiernos actuales que son profundamente corruptos».

Imagen de una de las cientos de casas y propiedades destruidas en las explosión ocurrida en el puerto de Beirut, Líbano. (AP Photo/Felipe Dana)

La influencia interna de Hezbolá se debe en gran parte a su sustancial arsenal de armas, incluidos explosivos, cohetes y misiles, que se niega a ceder o entregar al ejército libanés. Los ha desplegado contra Israel y también ha mostrado su fuerza militar en los enfrentamientos armados contra las milicias de la oposición en 2008 dentro del Líbano.

El veredicto también podría aumentar la presión internacional contra el grupo, especialmente de Estados Unidos, que podría buscar imponer nuevas sanciones a Hezbolá o sus aliados en el Líbano.

«Estamos viendo una creciente presión abierta sobre Hezbolá», dijo Mona Yacoubian, asesora principal para Oriente Medio y África del Norte en el Instituto de la Paz de Estados Unidos. «En cuyo caso, los veredictos también podrían aumentar esa presión y conducir a algunas consecuencias potencialmente desestabilizadoras, dependiendo del veredicto, dependiendo de la reacción en el Líbano y dependiendo de cómo, francamente, Hezbolá responda».

Reacción de EE.UU.

El gobierno de Estados Unidos dijo en un mensaje que acogía con agrado el veredicto de culpabilidad contra Ayyash.

«Aunque Ayyash sigue prófugo, el fallo del STL subraya la importancia de hacer justicia y poner fin a la impunidad, que es imperativo para garantizar la seguridad, la estabilidad y la soberanía del Líbano», explica una nota de prensa firmada por el secretario de Estado, Mike Pompeo.

«Las actividades terroristas e ilícitas de Hezbolá en el Líbano y en todo el mundo demuestran que está más preocupado por sus propios intereses y los de su patrón, Irán, que por lo que es mejor para el Líbano y el pueblo libanés», acusó Pompeo.

(Colaboración de Margaret Besheer, VOA).

Publicidad