Publicidad

El cartagenero consiguió este martes la que para muchos es la jugada más difícil del béisbol: correr todas las bases sin sacar la pelota del campo.

La jugada llegó en la parte baja de la sexta entrada, cuando el encuentro estaba empatado a 2 carreras y era el turno de Urshela al bate.

Con un out en la pizarra, pero con Luke Voit y Clint Frazier en las almohadillas, el bolivarense pegó un batazo a una zona difícil entre el jardín central y el derecho. El jardinero central Kevin Kiermaier corrió por la pelota y se zambulló, pero falló en atraparla y la pelota siguió hasta la pared del fondo.

Su compañero Austin Meadows fue por ella y la devolvió al cuadro cuando Urshela ya había girado hacia tercera, pero Willy Adames falló al hacer un envío alto al home y eso le permitió al colombiano salir de tercera en la búsqueda de la quinta carrera.

El lanzador alcanzó a devolverle la pelota al catcher, pero Urshela ganó por malicia y estiró el brazo por un lado y tocó el plato antes de que el guante le rozara el pecho, con lo que el umpire lo declaró quieto y puso el marcador 5-2.

Al final el tercera base se fue con 2 de 4, con una carrera anotada y dos impulsadas, pues lamentablemente su gran jugada fue catalogada como error y ni siquiera le dieron triple, sino un doblete. El partido terminó 5-3 para los locales, de manera que la jugada fue clave para la victoria.

Urshela también había sido héroe en días pasados cuando consiguió un batazo definitivo en la parte baja de la última entrada, para darle la victoria a su equipo en el clásico neoyorquino, dejando en el campo a los Mets.

MLB

Fuente

Publicidad