Publicidad

Caracas (EFE).- El Gobierno de Nicolás Maduro dejó claro  que no admitirá el condicionamiento de la Unión Europea (UE) de retrasar unos meses las elecciones legislativas de diciembre para participar como observadores en estos comicios que Venezuela prevé celebrar pese a múltiples críticas.

El intento de la UE y de una parte de la oposición venezolana por conseguir que se atrasaran unos seis meses las votaciones cayó en saco roto después de que la Cancillería publicara un comunicado en el que acusó al bloque comunitario de actuar de forma sesgada. El requerimiento de la UE se debe a que considera imposible organizar una misión de observación electoral para cualquier país, que debe contar con la participación de cerca de 200 personas, en menos de seis meses.

Fuente

Publicidad